E. F. PUERTA BLANCA

EL CAPITÁN

capitanUn capitán constituye la representación autorizada de su equipo en el terreno de juego y le corresponden algunos derechos y obligaciones:

Responsabilidades de un capitán
  • Dar instrucciones a sus compañeros durante el partido.
  • Tratar de corregir a sus compañeros en su debido momento.
  • Hacer cumplir las instrucciones y decisiones del árbitro, ayudando al colegiado, a su protección y a que el partido se desarrolle con normalidad de principio a fin.
  • Firmar la primera parte del acta del encuentro antes de su comienzo. Si alguno de los capitanes se negase a ello, el árbitro lo hará constar así por diligencia.

Teniendo en cuenta que el papel del capitán está bien definido en el reglamento, se presupone que debe influenciar positivamente sobre el desarrollo de los rasgos y cualidades determinados de la personalidad y la conducta de los futbolistas.

¿Qué hace un capitán?

El capitán juega un doble papel. Por una parte están sus derechos y deberes como capitán y, por otra, como jugador principal. Las tareas se encaminan a elevar la efectividad del equipo e incrementar el rendimiento de éste. Es el miembro del equipo que debe exigir a sus compañeros para sacar algo adelante. En las situaciones más difíciles, se espera que tenga una actuación sobresaliente, que logre controlar sus emociones y las del resto de los deportistas.

Por otra parte, el capitán debe hacer de intermediario entre los futbolistas y entrenador. Las relaciones entre ambos tienen una gran importancia, específicamente en situaciones de gran rivalidad o cualquier asunto que requiera conocer la opinión de los miembros del equipo. Por ello, al capitán, lo eligen los futbolistas.

Un entrenador experimentado que guarde buenas relaciones con la plantilla, puede consolidar éstas si combina la dirección con relaciones amistosas con los futbolistas. Para establecer y mantener unas relaciones estables y favorables con el equipo, es importante que el míster sepa comunicarse bien con el capitán, prestando atención a lo siguiente:

  • Ha de haber acuerdo en cuanto a los objetivos y las tareas del capitán.
  • El capitán, al cumplir las decisiones del entrenador, tiene capacidad de mando sólo en situaciones determinadas.
  • El papel de capitán es más responsabilidad que privilegio.
  • Su labor conlleva el cumplimiento de funciones determinadas incluso extradeportivas.
  • El capitán debe saber detectar las relaciones que se dan entre los jugadores, independientemente de sus consideraciones personales hacia ambos.
  • Las relaciones de los diferentes miembros del equipo con el capitán tienen mayor importancia que las relaciones entre el resto de jugadores.

Todo esto debe tenerse en cuenta al elegir al capitán. Por eso, a diferencia de un líder (que suele surgir de forma espontánea y accidental), su situación es administrativa.

¿Qué cualidades se deben de tener en cuenta para ser capitán?

Al margen de la predisposición innata del jugador, se suelen tener en cuanta algunas características, como la antigüedad en el equipo, su capacidad de comunicación, las cualidades técnicas y tácticas que tenga, su habilidad estratégica, la responsabilidad que asuma, su don de mando o su equilibrio emocional.

¿Es bueno cambiar de capitán cada partido?

En el fútbol base podemos decir que si, pues todos pasan por el rol de líder. Como capitán tienes el papel de comunicador en tus manos, y es algo que hay que fomentar desde pequeños.

¿Equipo sin capitán?

A veces nos encontramos con equipos en los que no existe un verdadero capitán. Las causas de esto pueden ser muchas. Suele relacionarse con la influencia manifiesta de la personalidad del entrenador. Cuando un equipo es regido con estilo directivo, con frecuencia no hay sitio para el capitán, pues deben ocupar el lugar correcto entre el entrenador y la plantilla.

Un equipo sin capitán no está en condiciones de mostrar todas sus posibilidades. Será sensible a las situaciones difíciles y estará menos capacitado para competir y alcanzar un buen resultado. Un desarrollo desfavorable del partido origina altercados en las relaciones entre los jugadores, y el equipo puede pasar a ser un grupo desunido y, por lo tanto, deja de ser un equipo como tal.

No lo olvidéis: un buen capitán sólo es aquel que se propone serlo.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies